IGP Logo

IGP rinde homenaje a dos íconos de la institución

Septiembre 19, 2017

Como parte del homenaje realizado por el Instituto Geofísico del Perú y los ex trabajadores de la sede de Huancayo, el 09 de septiembre de 2017 se realizó una misa en recuerdo a dos íconos de nuestra institución, los ingenieros Alberto Giesecke y Mateo Casaverde.

“La ciencia por la ciencia es válida, pero la ciencia por la ciencia dirigida a hacer algo es mucho mejor, mejorar el conocimiento, practicar algo, es lo que se necesita”; Alberto Giesecke.

Alberto Giesecke nació en la ciudad imperial en febrero de 1918. Su pasión por la geofísica lo llevó en el año 1947 ocupar la presidencia del Instituto Geofísico del Perú – IGP antes conocido como el Observatorio Magnético de Huancayo, ahí  se quedaría hasta el año 1981.

Su hija, Mercedes Giesecke, improvisó unas sentidas palabras sobre la vida de su padre. “Es una gran alegría y satisfacción, saber que mi padre es querido y admirado por las personas que trabajaron con él y por supuesto por toda la familia”.

Debido a su pasión por la ingeniería, llegó a estudiar los rayos cósmicos, la densidad y electricidad atmosférica, propiedades de la Tierra y la sismología.

“Los jóvenes deben continuar la vigilancia permanente de los nevados ya que siempre constituyen un peligro. Un ejemplo son los que comprenden la Cordillera Blanca, y la investigación es la base para toda medida de prevención”, Mateo Casaverde.

Mateo Casaverde, nació en la ciudad de Apurímac. Su pasión por la geofísica lo llevó a desarrollar investigaciones sobre el electrochorro ecuatorial, anomalías de alta conductividad eléctrica debajo de los Andes, el monitoreo de los efectos del eclipse solar y el estudio de la variación secular del ecuador magnético, así como la importante labor de investigación desarrollada en torno al Fenómeno “El Niño”. En 1981, Casaverde llegó a ser Presidente del instituto Geofísico de Perú.

Sin recelo, ambos ingenieros difundieron sus conocimientos formando a jóvenes peruanos en el campo de a geofísica, uno de ellos es el actual titular del IGP, el Dr. Hernando Tavera, quien guarda gratos recuerdos.

“Ambos eran el papá de todos, por eso que nadie les decía ingenieros, sino Don Alberto y Don Mateo. Eran personas muy sociables, carismáticas, educadores de pasión y hombres de gran calidad humana. Tengo la suerte de haber compartido muchos años de experiencias con ellos”.

Durante la misa, Tavera agregó una de las anécdotas que marcaron su vida. “Siempre recordaré lo que una vez me dijo Don Alberto – ahora tienes un gran reto por delante, poner una línea y ver la sismología antes que tú llegada y después que tú llegada. Asimismo, una frase que resume la filosofía de Don Mateo era – Dime algo que yo no sé”.

Posteriormente, los ex trabajadores y trabajadores del IGP, compartieron un almuerzo de camaradería y juegos de entretenimiento.

De esta manera recordamos a dos íconos del IGP, Don Alberto quien partió el 22 de agosto y Don Mateo el 11 de septiembre, ambos en el año 2016. Dos hombres que posesionaron al IGP en el camino que hoy nos dejaron para continuar.